jueves, 31 de diciembre de 2015

FELIZ 2016






Querido Ser Humano: Si observamos nuestra vida y la de las personas a nuestro alrededor advertimos lo dificultoso que resulta mantener la consciencia en el momento presente. Proponerse ese reto y cumplirlo resulta indispensable para mejorar nuestra calidad de vida y siempre vale la pena.
Reconquistar el espacio en nuestro cuerpo físico y habitarlo sin tener que esperar a que enferme o duela para percibirlo es un derecho que nos pertenece.
El tiempo pasado solo requiere ser honrado para dejarlo ir, el tiempo futuro se construirá a base de aciertos y consciencia en el único momento que resulta poderoso para nuestra existencia: El presente.
Se necesita mucha fuerza y determinación para mantenernos despiertos en un eterno presente porque significa aceptar nuestra realidad, responsabilizarnos de nuestras acciones sin culpabilizar a otros o a todo aquello que esté fuera de nosotros y comprometernos con el contrato sagrado que es nuestra misión de vida, sin embargo este “trabajo” de generar continúas oportunidades y aportar luz y armonía al mundo es el que nos conecta con nuestro infinito potencial para realizar la tarea que hemos venido a hacer y el que nos garantizará una existencia plena.
Este próximo trocito de tiempo viene cargado de POSIBILIDADES. Mi deseo para ustedes es que las vean y las disfruten.
Medita
Come rico y sano
Mantente en movimiento
Descansa bien
Riete un montón
Canta alto y fuerte( la lluvia siempre es bienvenida por la tierra)
Relaciónate con mucha gente linda
Siempre que te sea posible, acompaña a todo aquel que precise de ti por un tramo del camino, sobretodo si eres tú quién porecisa de esa ayuda.
Escucha un montón de historias y sé el protagonista de muchas otras que nos puedas contar.
Ve a por aquello que te apasiona.
Ama mucho y bien.
Recibe con amor las críticas y con alegría los halagos.
Haz el amor cuantas veces puedas
Lee
Construye versos cada día para que dejes escrito en el mundo tu POEMA único.
Honra a todos los seres que ya no nos acompañan en este plano pero que forman parte de ti.
Escucha música.
Mira las estrellas, habla con la luna.
Regálate tiempo para abrazar árboles, pisar la tierra con los pies descalzos, meterte en el mar, mirar el cielo, jugar con las nubes…
Juega mucho
Aprende de los niños y de los mayores.
Mantente consciente de la maravilla que te rodea y sé agradecido
Sé absolutamente FELIZ

Feliz 2016

Teresa Delgado © 2015




Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

miércoles, 30 de diciembre de 2015

Aqui, ahora, este momento



"- ¿Dónde estás, Dan?
- Aquí.
- ¿Cuál es este momento?
- Ahora.
- ¿Qué eres tú?
- Este momento".
- Dan Millman, "El Guerrero Pacifico"
https://youtu.be/y-qb4_0pLko


Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

martes, 29 de diciembre de 2015

RITUAL CELTA DE PURIFICACIÓN PARA EL NUEVO AÑO


Maria Cristina Baracchi


Las mujeres Celtas al anochecer de alguno de los días del solsticio. cubrían sus cuerpos de hojas, ramas y flores de invierno, buscaban un remanso dé algún río, o un lugar de aguas quietas y se bañaban en él.
Cuenta la leyenda que el hielo se derretía y las aguas se templaban en lugar donde ellas cumplían con ese rito.
Lentamente iban despojándose de las ramas y las flores como de un vestido indeseado, simbolizando en ese gesto el desprendimiento de todo lo malo y la renovación de su fuerza y el afianzamiento de sus poderes.
Cuando finalizaban, al salir, se envolvían en los lienzos blancos que es el color de las ceremonias druidas.
Hace años, las nuevas generaciones hemos recuperado esa tradición pero dentro de las mismas casas, sin necesidad de irnos a los bosques ni exponernos a los percances de estos tiempos y lo hacemos coincidir con la fecha universal del 31 de Diciembre.
Este es el ritual celta del baño del solsticio de invierno…
Necesitas una prenda vieja de la que te quieras desprender y una nueva que no hayas estrenado aun, de color blanco si es posible. Pétalos de flores, sal gruesa y una vela blanca.
Vístete con la prenda vieja, pon junto a la bañera, a mano, la nueva, echa un puñado de sal al agua y los pétalos de flores.
Prende la vela blanca de manera que la tengas frente a los ojos cuando estés dentro del agua.
Quítate muy despacio la prenda vieja y visualiza mientras lo hacer como si estuvieras desprendiéndose de una piel oscura, sucia. Con ese gesto dejas fuera todo la que ha estado agobiando tu año. Tírala con fuerza al suelo.
Metete en el agua y sigue imaginando situaciones que quieras vivir, secuencias, conversaciones, paisajes. Es bueno que antes hayas buscado ya aquellas cosas que quieres pensar.
Cuando estés relajada, sal de la bañera, sécate con una toalla si pudiera ser mejor sin estrenar y vístete con la prenda nueva,
Hazlo muy lentamente, como si estuvieras poniendo sobre tu piel, otra piel, luminosa, suave y perfecta.
Vacía la bañera y mira como el agua se va y con ella imagina que se va todo lo malo que había en ti, todo lo que estaba cortando tus caminos y las cosas o las situaciones que frenan de tu vida.
Como hacían las mujeres Celtas. Como ellas, con la misma confianza y la misma fe.

Rosa maría Alonso Ferragud

TOMADO DE: 


https://www.facebook.com/rosamaria.alonsoferragud?fref=ts

 http://blog.cosasdemeiga.com/2013/12/26/ritual-para-el-ano-nuevo-bano-celta-del-solsticio/


Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

lunes, 28 de diciembre de 2015

Boqala




TOMADO DE:

http://unaantropologaenlaluna.blogspot.com.es/2015/12/el-ritual-de-la-boqala-poesia-oral.html


"Cuando me sumergí en la mar, la arena estaba hirviendo,
de ella cogí un puñado y en mi regazo la fui echando,
escuchad mi consejo, mozas: del marinero alejaos,
ese que larga las velas y deja húmedos los ojos"


El ritual de la Boqala (Buqala) ﺑﻮﻗﺎﻟﺔ, pertenece a la tradición oral femenina argelina. Se inició hace siglos, a finales del siglo XVI. Son poemas cortos recitados de memoria o improvisados en el instante, que les permiten comunicar sus alegrías, sus penas y angustias.
Tradicionalmente, es practicado por las mujeres, siempre de noche, acompañadas del olor de las hierbas aromáticas (benjuí, elemi, incienso...) y del kanoun o el nafakh (brasero) para crear un ambiente recogido e íntimo.
"Se suele hacer en un silencio profundo y ceremonial, porque todos los sonidos que surjan mientras se dice la boqala también forma parte del presagio. Si se anuncia una albórbola "iuiuiuiu" esto anuncia un mensaje de alegría o de boda. Si se oye un avión: un viaje; el lloro de un niño: un nacimiento..." explica Souad Hadj-Ali Mouhoub.

Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

sábado, 26 de diciembre de 2015

12 BENEFICIOS DE TENER UN GATO- EL RONRONEO






Safe Creative #0911260084719Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

viernes, 25 de diciembre de 2015

La psicología y la espiritualidad se complementan


Mariana Caplan es doctora en Filosofía, Psicología, y Antropología; colaboradora habitual en radio y televisión, escritora y consejera. Nacida en Washington, ha estudiado y vivido en varias comunidades de Centroamérica, Estados Unidos, la India y Europa. Profesora universitaria, imparte clases en el Instituto de Estudios Integrales de California. Es autora de "¿Necesitas un gurú?" (Hara press) y "A medio camino" (Kairós), entre otros. Su página web es www.realspirituality.com



Solemos entrar en alguna práctica espiritual porque queremos ser más felices, sufrir menos, tener más poder o ser especiales. Pero la práctica en sí misma es inteligente y acaba mostrándote las verdaderas razones. Y te acaba transformando. A ti y al mundo en el que vives.



¿Qué es eso de "la iluminación"? ¿De qué hablamos cuando hablamos de maestros, maestras, gurús o personas iluminadas? ¿Existe ese estado que en la literatura espiritual o filosófica se da en llamar el "despertar" o la "iluminación"?
Si haces una pequeña encuesta por la calle, la mayoría de personas se imaginan a una especie de buda, una santo o santa, tal vez un "pirado" que vive en la Inopia, en otro mundo, medio dormido (o dormido entero) a las emociones, a las sensaciones, lo cuál comúnmente se considera un auténtico desperdicio de la experiencia y la magnífica oportunidad de vivir. Y sin embargo, por definición, se trata de un estado de "despertar" del sueño de la ignorancia, de "iluminación" de una vida sombría. Sabiduría, pues, luz e intensidad.
¿En qué consiste la iluminación?
Es un término que se ha utilizado demasiado y supongo que ha acabado perdiendo su sentido. Mucha gente imagina algo transcendental, aparte o fuera del mundo. Pero, en realidad, las personas iluminadas (y no hay muchas que yo haya conocido) son gente de gran compasión, dedicación y servicio, que utilizan su vida para ayudar a las demás. Aunque no necesariamente ayudarlas en sus objetivos más materialistas, sino a ser más felices. Pero son personas que continúan enfrentando los desafíos humanos (enfados, dolor, tristeza), sólo que han aprendido a afrontarlos de una manera especial. Con madurez espiritual, que no es lo mismo que madurez humana.
¿Cuál es la diferencia?
En la madurez humana (el crecimiento personal), yo tengo aspiraciones de ser una buena persona, de superarme. En el crecimiento espiritual, podemos llegar a percibir aspectos del espíritu muy profundos. Son realidades que no se pueden entender completamente sólo a través de la mente, si no tienes una experiencia personal. Por ejemplo, comprendes que nuestra percepción de lo que es un ser humano está muy limitada, que la realidad humana es mucho más grande y profunda. Te conecta con un cierto tipo de sabiduría (no mental ni intelectual) que te permite no sólo disfrutar de la vida a un nivel más intenso sino también hacer un trabajo interno de transformación.
¿Disfrutar más, dices? La imagen de la persona iluminada que no siente ni padece ¿es entonces un tópico?
Pues sí: no es que dejes de sentir sino que desarrollas una capacidad de sentir más cosas; tus percepciones son muchas más, más diversas y más intensas. El mundo que te envuelve se transforma por el mero hecho de que ha tenido lugar una transformación en ti.
¿Cómo se traduce esto en la práctica? ¿Qué le aporta a la vida cotidiana?
Uno de los retos más importantes a los que se enfrenta el ser humano a lo largo de su vida consiste en cómo manejar las emociones. Aplicándote en las prácticas espirituales, poco a poco aprendes a manejar esta realidad; a percibir más y, al mismo tiempo, a manejar el mundo emocional que normalmente te domina. A mi manera de ver, ésta es la aportación más valiosa, mucho más que experimentar "viajes místicos", que suele tener lugar al principio, pero cuidado, porque se puede convertir en una trampa. Yo creo que los frutos del camino espiritual tienen mucho más que ver con la capacidad de servir al mundo de una manera efectiva que con cualquier estado de alteración de la conciencia, por atractivo y placentero que resulte.
¿Cuál debería ser, pues, la motivación para iniciarse en la práctica espiritual? ¿Existen motivaciones egoístas o equivocadas?
Normalmente, al principio las motivaciones no son muy puras, pero no importa. Solemos entrar en alguna práctica espiritual, la que sea, porque queremos ser más felices, sufrir menos, tener más poder o ser especiales. Sobre todo, porque queremos salir del sufrimiento. Lo bonito del camino es que la práctica en sí misma es inteligente y acaba mostrándote las verdaderas razones. Sólo tienes que meterte, con cualquier motivación, quedarte en una practica concreta (rechazando la tentación de ir de aquí allá, picoteando en una escuela y en otra) y la práctica en sí misma te acaba transformando. Pero atención, el proceso puede requerir años.
Incluso la mejor motivación, de servicio a las demás personas, puede esconder algo de vanidad, de deseo de poder. ¿Cómo detectarlo?
Es bastante probable. Si una persona es vanidosa, aparecerá la vanidad en cualquier cosa que haga, incluida la práctica espiritual; si es insegura, lo mismo. Y lo mismo si es egocéntrica, feliz, depresiva, etc. Pero no pasa nada, el camino te enseñará a detectarlo y a trabajarlo. En general, casi siempre empezamos de una forma ingenua, insegura y arrogante. Escuchamos esos conceptos de humildad, servicio, desapego, etc. y nos parece que los entendemos, al menos intelectualmente. Pero en la práctica nos salen mezclados con todas nuestras tendencias personales.
¿Cómo detectarlas, trabajarlas?
En primer lugar, con valentía, honestidad y humildad, porque si no, no vamos a poder verlas. Y, no menos importante, ojalá que cuentes con buenos amigos y amigas espirituales que te ayuden, lo que en budismo se conoce como la Sangha. Siempre recordaré que en los primeros años de mi práctica (debía tener unos 26 años) compartía una habitación con una monja de 65 años, que llevaba años de experiencias y retiros; para mí era una maestra. Al final de la semana me preguntó qué de negativo había visto en ella durante la convivencia. Me impactó: con su edad y su experiencia aún estaba abierta a las percepciones de una chica de 26 años, prácticamente recién llegada. Para hacer una pregunta así hay que ser valiente y arriesgarse a oír cosas que no te van a gustar. Pero es la única manera de afrontarlas y trabajarlas.
¿Tan importante es la atención y la autoindagación? ¿No corres el peligro de deprimirte?
Seguro. En el camino espiritual hay mucho espacio y ocasiones para la autodecepción, porque somos seres inseguros e inflados a la vez. Pero hacerse las preguntas adecuadas y vivir con ellas es muy conveniente. El autoconocimiento es imprescindible, y para ello se requiere mucha humildad y la voluntad de pedir la opinión de quiénes te rodean. Eso es lo que te ayuda a mantenerte centrada, porque si no, hay muchos riesgos de perderse en el camino. A mí me interesa mucho la psicología y nunca he abandonado ese campo de estudio, que fue con el que empecé. Creo que la psicología y la espiritualidad se complementan.
¿Qué diferencia hay entre las experiencias místicas y la iluminación?
Las experiencias místicas son una especie de estados alterados de la conciencia, una experiencia de conexión con una realidad no material y que interpretamos como sagrada, de conexión con Dios o la Unidad o como quieras llamarlo. La iluminación es un estado de comprensión de las cosas más allá de su apariencia, un tipo de comprensión que te transforma.
¿Qué le aportan las experiencias místicas a la vida cotidiana?
Nos despiertan a una realidad más amplia. Este tipo de experiencias es lo que normalmente conduce a la gente al camino espiritual, ya sea por una tragedia personal, la muerte de un ser querido, una pérdida importante o cualquier cosa que resulte tan dolorosa que acabas traspasando la barrera del dolor y conectando con algo más profundo. Pero hay otras formas de alcanzar experiencias místicas: a través del sexo, las drogas, etc. Lo importante es no engancharte con esto, como quiera que haya llegado a tu vida. La conciencia se abre y está bien, puede servir de inspiración, de motivación. Pero lo importante es si esa experiencia te ha transformado o no. Si te sirve para funcionar mejor en tu vida cotidiana; para amar mejor y servir mejor.
La práctica, el crecimiento o la inteligencia espiritual, ¿sirven de algo si no sirven para funcionar mejor en nuestra vida cotidiana? ¿Cómo puede una persona "iluminada" o "despierta" enfadarse, frustrarse o deprimirse cuando las cosas o personas que le rodean no son "como deberían ser"?
Porque esa persona no está "iluminada" completamente, es muy raro que esto ocurra. Es más fácil que se haya "iluminado" una parte; por ejemplo, que comprenda la realidad de que las cosas son como son y las emociones no son más que tus preferencias (la alegría de que sean como quieres o la tristeza de que no lo sean), o la no-dualidad, o la vacuidad del ego, etc. Pueden haber tenido una realización o iluminación, pero otras partes de su comprensión siguen oscuras, lo que les permite enfadarse, o hacer uso y abuso de poder, etc. Un gran maestro como Claudio Naranjo me explicó una vez que se mantuvo en un estado de iluminación durante tres años y de repente desapareció durante diez años. Hasta que comprendió que esa "luz" tenía que ser sacrificada para percibir todo lo que todavía estaba a oscuras. No se desmotivó, supo seguir en el camino.
Y eso le puede pasar a cualquiera...
Por supuesto. También a tu maestro, a tu maestra. Suele ocurrir que si tu guía cae en depresión o enferma, o se separa de su pareja, te desilusiona. Te dices: "¡Pero si es un guía espiritual!" ¿Y qué? También es un ser humano en el proceso. Hay que vivir con esa paradoja. Quédate con lo que te transmite, con lo que aprendes y creces a su lado. Lo demás forma parte de su propio proceso de crecimiento espiritual. Y quizás tú puedes usarlo también para el tuyo propio, si lo miras con sabiduría y compasión. Recuerda: el camino espiritual es un trabajo de toda una vida; no sólo para ti, también para tu guía.
En este trabajo de toda una vida, ¿cómo nos ayuda la disciplina moral? ¿Y cómo nos obstaculiza? ¿Cómo utilizarla?
Efectivamente, tiene sus ventajas y sus riesgos. Pero, sobre todo al principio, es muy necesaria. La disciplina moral consiste en una normas básicas de comportamiento, y al principio, cuando la persona está perdida y a merced de la tiranía de sus emociones, es muy conveniente contar con unas herramientas que nos permitan desarrollar la energía del sacrificio y el esfuerzo, por ejemplo, para no correr detrás de cualquier deseo, emoción, etc. La disciplina moral nos ayuda a mantener unos hábitos que previamente hemos adoptado y, a través de ellos, desarrollar la conciencia.
¿Cuáles son sus riesgos?
Caer en la rigidez, por ejemplo, en la excesiva autoexigencia, en la autodecepción; o bien creernos especiales y superiores porque nuestra conducta moral es "superior" a la del ser humano común y corriente. En este caso, también es muy importante la humildad. Por ejemplo, si te comprometes a "no mentir", ya vale con que te preocupes de mentir menos, o que seas consciente de cuándo lo estás haciendo, o cuándo no estás diciendo la verdad aun cuando aparentemente no dices mentiras. Y lo mismo con "no matar", etc. Sé consciente de las formas sutiles en que traicionas tus compromisos, pero sigue utilizándolos para alumbrar tu camino.
¿Hay algún momento en que ya no necesitas hacer uso de la disciplina moral?
Sólo cuando esos valores ya están tan interiorizados que no necesitas recurrir a ellos porque forman parte de ti y actúan de manera natural. Mientras no ocurra así, hay que recurrir a la ayuda de la disciplina moral. Pero hazlo de una forma generosa y amable contigo misma y con las demás personas. Sin caer en la autoindulgencia. Como en todo, siempre hay dos lados (o trampas) en los que puedes caer: por una parte y por su opuesta.

Las trampas del camino espiritual
Hay muchas trampas y muchas ocasiones, cada día y prácticamente en cada situación.
El supermercado espiritual. Es una tentación andar de sitio en sitio, de escuela en escuela, de grupo en grupo, buscando experiencias fuertes y sin establecer un compromiso de autoinvestigación y práctica profunda en una disciplina concreta.
Usarlo como hobby. Un entretenimiento placentero o intelectual, con escasa implicación personal. Como decía la antropóloga y maestra zen Joan Halifax, "hay aficiones peores" (y sabía bien lo que decía, ella que trabajaba en las cárceles). Pero si te lo tomas como un mero entretenimiento, no es fácil que se dé la transformación personal profunda.
Autodecepción. Leemos libros y escuchamos a maestros y maestras que nos transmiten conceptos como el desapego, la compasión, la humildad. Por un momento nos engañamos pensando que hemos alcanzado una comprensión de esas cosas, pero más adelante observamos en nuestra experiencia que no, que no está integrado, que cuesta. Puede que te desmotives por un momento, pero tienes que aprender a aceptarlo (aceptarte) y seguir avanzando.
La adicción a las experiencias místicas. Durante la meditación puedes llegar a experimentar estados alterados de conciencia de gran gozo, intensidad y felicidad profunda. No te obsesiones con volver a alcanzar esos estados porque es impredecible. Ábrete a ellos pero no los persigas demasiado porque podría ser causa de decepción y desmotivación -especialmente porque cuanto más los persigues más te rehuyen.
La inflación del ego. Incluso puede parecerte que has alcanzado la realización (comprensión profunda) del sentido de la vida y cosas así. Puede que hasta te creas que has alcanzado la iluminación o el despertar. No te entusiasmes demasiado y sigue practicando. Lo que importa es como aplicas todo eso a tu vida cotidiana y a tus relaciones con las demás personas.
Abandonar tus responsabilidades. A veces, ciertas experiencias místicas o "realizaciones" (como la experiencia de la vacuidad o que la realidad no existe tal como interpretas) pueden conducirte a observar el mundo de una manera "pasota", como si no fuera contigo, como si tú ya estuvieras más allá, y abandonar tus responsabilidades. Te equivocas, eso no te acerca más al camino espiritual sino que te aleja de él. Practicar la sabiduría en los conflictos cotidianos muchas veces es más difícil que retirarse a una cueva a meditar, fuera del mundanal ruido.
Entrevista realizada por Marié Morales
Fuente: crecejoven.com



Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.

jueves, 24 de diciembre de 2015

FELICES DÍAS ( NAVIDAD 2015)

GUIÑO A GUIÑO

POEMA Y VOZ: Teresa Delgado
http://teresadelgadod.jimdo.com


video

Paso a paso
latido a latido
respiro a respiro
verso a verso
la vida nos rima
el poema
de un año nuevo
Paso a paso
hilo a hilo
la vida teje
una sonrisa
nos roza el alma
nos conmueve y nos reúne
brindando
tintinean
cristal y risas
nos bebe a sorbos
burbuja a burbuja.
Nos guiña un ojo
y cierra un año
nos guiña el otro
y abre
una sonrisa
un poema niño
los primeros acordes
de una partitura
las primeras puntadas
de un tapiz nuevo
nos sonríe cómplice
y nos invita
a dar un paso
hacia el próximo guiño
del tiempo.

P.D.
Regalo de navidad de la vida

UN SECRETO
Toma los hilos del tapiz de tu  vida y disfruta cada trenzado, el resultado final es un regalo: Un tapiz  único para ti y para el mundo.
Brinda por el regalo de poder  regalarnos.


Felices fiestas

 Teresa Delgado © 2015

Imágen de Indra López Moreno


Safe Creative #0911260084719  Copyright © - Se otorga permiso para copiar y redistribuir este artículo con la condición de que el contenido se mantenga completo, se dé crédito al autor(es), y se distribuya gratuitamente.